Lunes 15 Octubre 2018

Iglesia califica el 2017 como año de retrocesos

El no cuidado a áreas protegidas y ecosistema, el retroceso en derechos y libertades democráticas, desconociendo a referendos, la falta de una justicia al servicio de todos presa de corrupción falta de valores éticos y sujeta a la manipulación de los gobiernos de turno, y la vulneración a la defensa de la vida con la aprobación del Código del Sistema Penal”,

son las razones por las que la Iglesia católica denuncia un año de retrocesos en Bolivia. Mons. Aurelio Pesoa, Secretario General de la Conferencia Episcopal Boliviana en la eucaristía de este domingo 1º de diciembre desde la Basílica Menor de San Francisco en este tiempo de Adviento pidió a la población acoger a Cristo por una sociedad más fraterna.

“Y si miramos nuestro país vemos que no hemos hecho mucho en el cuidado al ecosistema, con la amenaza que sigue en pie del no cuidado de las áreas protegidas, sin escuchar cabalmente la opinión de los pueblos indígenas, particularmente.
Hemos retrocedido en derechos y libertades democráticas, cuando a través de la Sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional se desconocen dos referendos:, ambas iniciativas impulsadas por el gobierno de turno.

Más aun pareciera que hemos retrocedido en confianza en un cambio que haga posible en el país una justicia al servicio de todos, especialmente de los más pobres y oprimidos por un sistema judicial que los Obispos de Bolivia hemos calificado como: “preso de la corrupción, falto de valores éticos y sujeto a la manipulación de los gobiernos de turno”.

Y, por último, hemos retrocedido en la defensa del valor de la vida, a través de la aprobación del Código del Sistema Penal, que deja sin defensa a los no nacidos sin tener en cuenta las culturas indígenas ni la sensibilidad cristiana de la mayoría de bolivianos.

No obstante, la Palabra de Dios este domingo habla de Esperanza. La Palabra de Dios nos da un mensaje de consuelo y esperanza, aunque las situaciones que vivimos sean difíciles o nos suman en el pesimismo: “Consuelen, consuelen a mi pueblo, dice el Señor. Hablen al corazón de Jerusalén y grítenle que ha terminado su esclavitud…”; ha terminado con la venida del Cristo, el Redentor, el Mesías prometido desde los orígenes del tiempo, cuando la amistad con Dios fue quebrantada por el pecado (Gen 3, 15)”.

Fuente: Iglesia Viva 11.12.17

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre