Jueves 19 Julio 2018

Tras el comunicado de la Conferencia Episcopal Boliviana, salieron muchos comentarios, de personas que les interesa la división e incluso de aquellos que buscan crear noticia, donde solamente se genera controversia y confusión en las personas sencillas.

Lo que los obispos de Bolivia, en este comunicado muestran, en primer lugar, es la alegría porque el Santo Padre, el Papa Francisco, haya puesto sus ojos en un boliviano, para ser nombrado Cardenal, pues como sabemos Bolivia no es una sede cardenalicia. Con ello se muestra que la Iglesia en nuestro país está en el corazón del Papa. La Conferencia Episcopal valora que se haya reconocido a un hermano que salió de entre los humildes y que trabajó para ellos, colaborando a los migrantes y pueblos indígenas de occidente.

Debemos recordar que los cardenales son creados para una función especial, que de acuerdo a sus virtudes y capacidades son como “el consejo de ancianos”, en torno al obispo de Roma, el Papa, que aconsejan, ayudan y colaboran con él, de diversas maneras. Nunca deja de ser un Obispo, ni mucho menos recibe una orden mayor, pues las tres órdenes son, el Diaconado, Presbiterado y el Episcopado. Como dijo el Papa Benedicto XVI: es un “servus servorum Dei”, un servidor de los servidores de Dios. Por tanto no está por encima, ni se quita la fraternidad, ni la hermandad con sus hermanos obispos; siendo parte del colegio episcopal; y en el país, de la Conferencia Episcopal. Esta unidad es mostrada en el comunicado donde se menciona que “El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como Obispo Emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus Estatutos”. Mostrando la libertad de cualquier obispo, para poder expresarse.

Con ello es bueno entender que la Conferencia Episcopal Boliviana, de la que forman parte todos los obispos de Bolivia, tiene una organización propia, como cada entidad; que realiza un trabajo profundo y de análisis sobre situaciones que afectan a los hijos de Dios, que somos todos. Estas líneas de reflexión se han dado a conocer en distintas oportunidades mediante comunicados, mensajes y cartas pastorales públicas. Todo ello es la voz del pueblo de Dios, que es escuchada por los obispos y presentada ante la Conferencia Episcopal.

Este comunicado no es más que un reconocimiento a su hermano Obispo Mons. Toribio Ticona, al recibir el nombramiento de Cardenal, realzando su labor en beneficio de la Iglesia como colaborador cercano del Santo Padre. Con ello se ve que en nuestros obispos existe la fraternidad y también la organización. Que somos diferentes, claro, pues ningún hijo es igual a otro; pero que en la diversidad se confluyen para mostrar la unidad, aquella que el mismo Señor expresaba: "Como tú, Padre, en mí y yo en ti, que ellos también sean uno en nosotros, para que el mundo crea que tú me has enviado."

Veo con profunda pena que hay gente que trata de generar división e inestabilidad. Que en muchos casos pretenden abusar del buen corazón de las personas para imponerles respuestas, con preguntas muy malintencionadas. Nuestro Cardenal es un hombre de avanzada edad, con un problema de Parkinson, que le da días de mejora y otros de malestar. Es un hombre humilde y de inocente corazón, situación que para este mundo posibilita tener primicias y ratings elevados.

La Iglesia de Dios fue y siempre fue atacada. Si los que están dentro, no han podido destruirla, mucho menos podrán hacerlo los que están fuera.

Oremos por nuestro querido Cardenal, por nuestros Obispos y particularmente por el Santo Padre, el Papa Francisco, que sigue mostrando el amor y la alegría de vivir el Evangelio.

(Es un artículo de opinion escrito por Gabriel Fuentes Ramallo)

Carta Pastoral 2017

pcp

Video destacado

Radio Arquidiocesana San Sebastián

 

El Santo Padre