«Anunciando a Jesucristo con nuestras acciones, extenderemos el Reino de Dios» Mons. Oscar Aparicio

Es la invitación de Mons. Oscar Aparicio, en la homilía de este domingo XI del tiempo ordinario, expresando que como Iglesia debemos también ser constructores del Reino de Dios, extendiéndolo con acciones evangélicas, más aún en este tiempo, donde las personas necesitan conocer y sentir al Señor.

Nuestro Pastor comienza destacando cómo el evangelista, inicialmente, anuncia el Reino de Dios, en un llamado a la conversión y creer en la Buena Noticia. Señala que Marcos, poco a poco va develando el Reino y su presencia. “El Reino de Dios no solamente hay que esperarlo, sino que habita en medio nuestro”.

Con ello explica cómo Jesús ayuda a comprender los misterios con la realidad, a través de parábolas, en este caso como la semilla que cae en tierra o como la semilla de mostaza que representan al Reino de Dios.

“Aquella promesa que la hace con el pueblo la hace con nosotros. Es una alianza que se cumplirá”, dijo Monseñor refiriendo a que el Reino de Dios ya está presente en medio nuestro y por ello todo lo debemos hacer para mayor gloria de Dios.

“Queridos hermanos y hermanas, nosotros mismos podemos a veces entrar en duda, sobre todo frente al sufrimiento y cosas que no podemos entender, por ejemplo, la injusticia, la mentira, por ejemplo, la presencia del mal en medio de nosotros; cuando hay, por ejemplo, escases de salud. Vienen muchas preguntas: por qué Dios no actúa, por qué Dios no nos salva, por qué no está presente. Vean que la parábola hoy nos vuelve a decir: No es verdad que Dios no actúa, no es verdad que el Reino de Dios no esté presente en medio de nosotros. El señor nos ama profundamente, nos está cercano, nos consuela, nos da una palabra de vida. Es aquel que nos acompaña en las adversidades y es el que inflama nuestros corazones para que podamos convertirnos para hacer que este reino de Dios quede instaurado” expresó el Arzobispo, señalando que aquí viene nuestra responsabilidad para que el Reino se haga presente.

Destacó que, si somos Iglesia, estamos llamados a construir el Reino y se haga presente a partir de las acciones, por más pequeña obra que sea, construye el Reino de Dios. Así remarcó la misión, por ejemplo, del personal de salud, que en estos tiempos hacen presente el Reino de Dios en medio nuestro.

Pero también, dijo, existe el mal, el pecado, en la despreocupación, en la apatía, la especulación, en el querer ganar dinero a partir del sufrimiento de los hermanos.

“Este Reino está presente, Dios mismo está presente. Si nosotros algo mismo tenemos que hacer como Iglesia es presentar a nuestros hermanos, a Jesucristo Nuestro Señor quien Salva; a que ellos miren a Jesus Reino de Dios, presente en este mundo, y luego también en todos los gestos, pequeños, que construyan el Reino de Dios, entonces presentamos también a nuestros hermanos aquello que es importante”. Con esto enfatizó la Jornada Mundial del Refugiado, como necesidad también de extender el Reino con aquellos que sufren.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: