vie. Nov 15th, 2019

Bautizados y enviados, bailando también somos misioneros

La Misión debe hacerse presente en todas las actividades que diariamente realizamos, en nuestros ambientes. Es el caso de Ana Claudia Villarroel, joven misionera, de nuestra Arquidiócesis, que presentamos a continuación.

Ana Claudia es una joven, como las muchas que hay, discípula misionera el Señor; que en las distintas actividades que realiza lleva el mensaje de la Buena Noticia. Una de estas actividades es la danza follklórica, en su fraternidad Chapaqueada San Simón, con quienes peregrina cada 14 de agosto a los pies de la Virgen de Urcupiña, y en la que aprovecha para expandir la Alegría del Evangelio.

Desde muy pequeña estuvo participando de la Parroquia de San Ildefonso, Santuario de Urcupiña, como monaguilla, ministra de la palabra, catequista y ahora perteneciente al grupo de Jóvenes Misioneros de Bolivia JOMIB. Ella nos cuenta cómo vive esta vocación misionera recibida desde su bautismo.

 

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: