¿Cómo surgió el Domingo de la Palabra de Dios?

Celebramos este domingo el «Domingo de la Palabra de Dios«.

Éste es fijado por el Papa Francisco en el III Domingo del Tiempo Ordinario de cada año e instituido con la Carta Apostólica «Aperuit Illis» en forma de «Motu proprio».

Nos recuerda la importancia y el valor de la Sagrada Escritura para la vida cristiana, dedicado a la «celebración, reflexión y divulgación de la Palabra de Dios»(Aperuit Illis 3).

Se invita por ello, en este Domingo de la Palabra a redescubrirla y que crezca en el corazón de los creyentes, para su evangelización.

Se nos convoca a vivir nuestra vida, junto a la Sagrada Escritura, junto con Aquel que no cesa de darnos su Palabra y compartir su pan, en la comunidad de los creyentes.

Esta relación, este diálogo constante de Dios con su pueblo nos enriquece y nos enseña a dar testimonio de su tesoro, anunciándolo por todo el mundo.

Se celebra este Domingo, en el contexto de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos y se nos da la oportunidad de unirnos, de este modo en oración, a todos aquellos que comparten la Sagrada Escritura.

Para vivir esta jornada más intensamente, la Comisión Episcopal para la Evangelización, Catequesis y Catecumenado ha editado un subsidio para la celebración del mismo.

Cómo surge el Domingo de la Palabra de Dios

"Que la Palabra de Dios se celebre, se conozca y se difunda cada vez más" (Misericordia et misera 7).

De esta forma animaba el Papa Francisco a la Iglesia, al terminar el Jubileo de la Misericordia, a poner más en el centro de su vida la Sagrada Escritura.

Aperuit Illis

La Carta Apostólica «Aperuit Illis» en forma de «Motu Proprio» con la que instituye el «Domingo de la Palabra de Dios».

Surge como respuesta al pueblo de Dios. Como una oportunidad, para que cada comunidad en este domingo renueve su compromiso en favor de la difusión, del conocimiento y la profundización en su Palabra.

Como una iniciativa pastoral, donde los creyentes «reaviven su responsabilidad en el conocimiento de la Sagrada Escritura mantenerla viva mediante un trabajo permanente de comprensión y transmisión, capaz de dar sentido a la vida en la Iglesia y ayudar en las diversas necesidades».

A la luz de la Dei Verbum, se da un impulso en el redescubrimiento de la Palabra de Dios, su infinita misericordia, nos desvela su plan de salvación y espera nuestra respuesta de fe.

Durante este tiempo, ha habido un itinerario en crecimiento hasta llegar a instituir este Domingo de la Palabra.

Este documento fue publicado el 30 de Septiembre, en la memoria litúrgica de San Jerónimo en el inicio del 1600 aniversario de su muerte.

San Jerónimo, traductor de la Biblia, tuvo un gran amor a la Palabra de Dios. Poniéndose a la escucha, encontró a sí mismo el rostro de Dios y de los hermanos. Él mismo asegura, que la Biblia es el instrumento «con el que Dios habla a los fieles cada día» (Epístola CXXXIII. 13).

//paulinas.es

A %d blogueros les gusta esto: