¿Cuántas veces nos hemos convertido en obstáculo para que otros se acerquen a Jesús? Mons. Gómez

Mons. Juan Gomez, Obispo Auxiliar de Cochabamba, presidió la Santa Misa en la Capilla del Seminario Mayor San José de Cochabamba, en el contexto de la CIX Asamblea de Obispos de Bolivia.

La celebración eucarística contó con la presencia de los seminaristas procedentes de las diversas jurisdicciones eclesiásticas de Bolivia y que realizan estudios de Filosofía y Teología en el Seminario San José.

Homilía de Mons. Juan Gómez
Obispo Auxiliar de Cochabamba
Noviembre 15 de 2021

Preparados para cualquier servicio que su iglesia les pida

Anteanoche, después de la última sesión, vine al Seminario y teníamos la evaluación final del segundo semestre y una de las recomendaciones que les hacía a los de 4to semestre de Teología que ya se van mañana, Ustedes ya están preparados, básicamente para cualquier servicio que su Iglesia les pida, no están preparados para hacer el servicio que les gusta a ustedes.

Quiero agradecer la confianza de los Obispos de Bolivia

Desde mi experiencia quiero agradecer la confianza de los Obispos, de todos ustedes Hermanos, recuerdo cuando tenía 5 meses de ordenado Sacerdote, Mons. Sergio Gualberti era Obispo Auxiliar en Santa Cruz y me llamó para venir de formador al Seminario San José porque el P. José Ferrari era formador e insistía en que yo podía colaborar en ese servicio.

Cardenal Julio me dijo que vaya a servir al Plan 3000 que allá también es campo

Recuerdo que cuando egresé, el Cardenal Julio Terrazas, me preguntó, dónde quisiera ir a colaborar. Como yo soy campesino le dije al campo y me respondió: “Entonces vas a ir al Plan 3000 que allá también es campo”. Y allá trabajé por 3 años con 2 padres americanos en la Parroquia Cristo Misionero. Yo estaba feliz porque los padres no permanecían en la parroquia pues ellos estaban de viernes a domingo y el lunes desaparecían porque tenían su responsabilidad en el Seminario. Yo me quedaba sólo como egresado, después como diácono, después ya ordenado.

Muchos catequistas tenían miedo de ir a algunos barrios por temor a los pandilleros

Y mi experiencia pastoral fue ahí, en una zona roja de ese tiempo en toda la zona este del Plan 3000, pero gracias a toda esa experiencia aprendí muchas cosas de la vida, algunas veces había que escapar porque lo podían golpear los pandilleros y muchos catequistas tenían miedo ir de un barrio a otro barrio porque era posesión de alguna pandilla determinada.

Todas las veces que me han pedido hacer algo, yo nunca he dicho que no

Pero lo que quiero decir es que estoy cumpliendo 18 años en la formación específica de los futuros sacerdotes, 18 años mayor de edad ya. Entonces al año ya puedo decir NO. Todas las veces que me han pedido, yo nunca he dicho no. Pero de todas esas veces que he estado en formación, ninguna de esas veces me he ofrecido yo, siempre me han pedido. Y yo generosamente he respondido “sí”.

Recuerdo cuando estuve aquí la segunda vez -en San José estuve7 años- la segunda vez que estuve aquí me llevaron a Santa Cruz de párroco al Señor de los Milagros. Estaba feliz porque era el segundo año que iba de párroco, Mons. Braulio Sáez “tiene la culpa” me dice: “hemos decidido que vayas al Seminario nuevamente, le dije si y entonces así iba caminando.

Mi vida, mi juventud, mi sacerdocio lo he dedicado a la formación

Mi vida, toda mi juventud, mi sacerdocio lo he dedicado a la formación, sabemos que la formación no es fácil, es un campo muy difícil, es un campo muy delicado porque se trata de trabajar, de vivir, de ayudar, de apoyar, de guiar, de orientar, corregir a personas con una perspectiva, con una vocación, con una inquietud.

No corro mucho como ellos (seminaristas) pero estoy para animarlos y conocerlos

Yo voy a cumplir 60 años el próximo año, pero como formador todavía me toca ir a la cancha a jugar con ellos aunque de repente no corro mucho como ellos, pero estoy para animarlos y conocerles. Por el deporte los conozco a los seminaristas, en la capilla no los puedo conocer porque de repente se duermen, en el comedor, cada uno está en su lugar, en lo académico tampoco porque no soy docente, en lo pastoral quizás alguno como que organizan algún encuentro en las parroquias y el deporte, ahí es donde se muestran las relaciones, cómo les sale como decimos vulgarmente su indio, cómo le sale de verdad lo que tiene su corazón.

¿cuantas veces nos hemos convertido en obstáculo para otros se acerquen a Jesús?

Yo creo que ese es el lugar desde don se tiene que trabajar, tiene que ayudar, tiene que orientar, tiene que corregir pero eso es hoy escuchando el evangelio el pasaje del ciego, un hombre que tiene muchos años en la orilla del camino, pidiendo limosna, quizás ya tenía la costumbre, pero eso se hizo hábito, pero El conocía a alguien, escuchó de alguien, seguro ya empezó antes de Jesús que estaba por ahí, que hacia milagros y el confiaba encontrarse y cuando Jesús pasa por ahí con la muchedumbre, pregunta pues quién está pasando y le responde Jesús de Nazaret está pasando y empieza a gritar y aunque los cercanos a Jesús le impiden, le reprenden y el con más fuerza insiste, yo creo que eso nos toca mirar a nosotros desde nuestra realidad, nosotros también somos cercanos a Jesús, nosotros también estamos en ese seguimiento al Señor, somos sus discípulos y de repente también cuantas veces nosotros nos hemos convertido en obstáculo para que otros se acerquen a Jesús para que otros sean escuchados por Jesús.

La formación es una pastoral específica de 24 horas al día

Creo que para nosotros eso es una responsabilidad grande, mucho más todavía en la formación, porque la formación es una pastoral específica de 24 horas al día. Muchas veces en ese caminar de apoyar en la formación, nos toca ser esos instrumentos de bien para ayudar a los que están siguiendo este camino de formación puedan cada día discernir más y más su vocación, puedan cuidar su vocación, puedan defender su vocación, por eso creo que la formación es una tarea no muy grata que no siempre recibe unos aplauso, en cambio en otras pastorales, generales cualquiera le aplaude. Uno va al campo y de bienvenida ya le dan aplausos, termina la homilía y ya le dan aplausos si se está despidiendo ya le aplauden.

Aquellas personas que no saben ni leer, tienen una vida de fe y compromiso profundos

Pero en la formación no es así, muchos de ustedes han sido formadores y todavía siguen siéndolo. Sacerdotes, quiero concluir pues, viendo un poco la primera lectura  el libro de los Macabeos. Muchas veces nos toca vivir esa experiencia con nuestros pueblos, con nuestras comunidades, muchas veces la tentación es poner la costumbre, las tradiciones populares por encima de la fe, del compromiso de bautizados que tenemos y en ese sentido nos toca a nosotros tener también esa apertura y también dejarnos evangelizar por aquellas personas que de repente no saben ni leer, pero tienen una vida de fe y compromiso muy profundo.

Cada encuentro con el hermano debe ser un siempre un motivo de aprender

Para nosotros tiene que ser siempre cada encuentro con el hermano un motivo de aprender. Hay algunos grupos que dicen: Yo estoy yendo al campo a evangelizar. Esa actitud muchas veces no es comprensible, si dijeran estoy yendo a dejarme evangelizar por aquellos pobres, sería más convincente, por eso quiero agradecer de manera especial al P. Rubén y el P. Juan Carlos que han acompañado este año en el equipo formador, gracias a Dios hemos logrado entendernos, mantenernos unidos, decisiones en coordinación y la ejecución siempre en coordinación y de respeto mutuo también. Quiero agradecerles por ese empeño que le han puesto este año, para nosotros no ha sido fácil por la pandemia por la situación social que se vive, han estado este años los seminaristas internos, pero con clases virtuales, muchos se aburrían, también la tecnología nos fallaba, los profesores les exigían a ellos, y cuando el profesor fallaba con su computadora a su clase nadie le exigía y así hemos ido caminando.

Ha habido bastante predisposición de los seminaristas

Gracias a Dios nuestra evaluación ha sido positiva, hemos logrado crecer en muchos campos, conocernos, apoyarnos y he podido ver desde mi punto de vista lo que he vivido aunque no al 100 % aquí pero creo que ha habido bastante predisposición de los seminaristas, ha habido crecimiento en cuanto a lo humano, en cuanto también a la fe, ya en lo académico las notas avisan, la pastoral no hemos tenido todos así pero muchos han tenido a nivel virtual, incluso han podido colaborar a sus jurisdicciones a sus parroquias.

Sigamos siempre motivando a los seminaristas

Y el área pastoral se ha destacado que siempre sabia ser la más floja como decíamos que no tenía actividades en el Seminario. Yo creo que este año se ha logrado a través de los medios virtuales llevar el programa vocacional y creo que ha tenido bastante aceptación en muchos lugares, han tenido muchos seguidores y ha sido por los temas muy bonitos que han tocado en relación a la formación y creo que todo eso ha sido positivo, por eso quiero agradecer en esta Homilía en especial a ustedes Hermanos Obispos, sacerdotes, que de verdad sigamos siempre motivando a los seminaristas, acompañando, apoyando, corrigiendo también.

Compartamos para seguir mejorando

Me toca de aquí a adelante, no sé por cuanto tiempo talvez por 2 o 3 años estar encargado del Clero y Seminarios. Yo no lo he pedido, pero lo acepto con mucha alegría como dicen, lo acepto de verdad pensando en el bien que pueda hacer en mi buena contribución. Yo sé que el clero tiene su directiva a nivel jurisdicciones y a nivel nacional. Seminarios también tienen su organización donde podemos quizás compartir muchas situaciones para seguir mejorando.

Hay que hacer algunas veces sacrificios, renuncias, no es por toda la vida

Yo se que contaré con el apoyo de todos ustedes, yo creo que la primera dificultad será encontrar esa disposición, disponibilidad y desprendimiento de un hermano sacerdote para que pueda contribuir  en la formación, para armar los equipos y creo que eso es fundamental porque sin sacerdotes en una jurisdicción, no sé. Pero yo creo que hay que hacer algunas veces sacrificios, renuncia a algunas cosas, no es por toda la vida. Yo como experiencia de los años de formación, no he tenido la formación continua en un solo lugar. Estuve 5 años en  Santa Cruz, después 3 años de retorno, después volvi a San José etc. Eso me ha ayudado a mi a enriquecerme más a no quedarme chiquitito o encerrado o encuadrado en una sola visión.

Tener una visión amplia no significa mirar solo adelante sino también ver a los costados

Y lo que me ayudo más, fue la formación, tuve la experiencia de estar en 3 seminarios empecé en Sorata, con el Seminario Menor, continué con la filosofía aperturaba en Santa Cruz y 3 años de teología y el cuarto de teología en la pastoral pero todo con talleres bien específicos y eso me ha ayudado mucho a tener una visión amplia, a mirar no solo adelante sino también a los costados.

Les agradezco siempre por esto y les pido su apoyo, sus oraciones y de verdad nos encontramos en un lugar donde estuvo presente un santo San Juan Pablo II y siempre pedimos intercesión de El por nosotros, especialmente en este camino de formación. Que de verdad el Señor nos conceda esta gracia para que día a día continuemos adelante con esta misión que el Señor nos confía en nuestro pastoreo.

A %d blogueros les gusta esto: