Mié. Sep 23rd, 2020

«Dejemos la mezquindad, el Señor nos dice: denles de comer» Mons. Oscar Aparicio

Monseñor Oscar Aparicio durante su homilía nos hace un llamado a poder sentir el amor de Dios y poder darlo a conocer, con nuestras obras, a los demás; como nos muestra la narración del Evangelio, cuando el mismo Señor nos dice: Ustedes denles de comer.

Durante la eucaristía dominical XVIII del tiempo ordinario, la Palabra de Dios nos hace presente el mensaje de: “El amor profundo de parte de Dios”. Nuestro pastor, Mons. Oscar Aparicio resalta la invitación del apóstol Pablo a “dejar que el Señor nos ame profundamente, inclusive sacando de nuestra experiencia tantos hechos, tantos acontecimientos. Tengo la certeza dice el apóstol, de que ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni lo presente, ni lo futuro, ni el tiempo, ni la historia, ni los poderes espirituales, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguno, ni ninguna otra criatura podrá separarnos jamás del amor de Dios, manifestado en Cristo Jesús”.

Nuestro Pastor, nos hace recuerdo que el Señor está presente en nuestra vida. Pues, en esta profunda crisis en la que estamos viviendo acojamos este amor. La fe está en nuestros corazones y podemos acrecentarla nosotros colocando nuestra confianza en aquel que nos entrega su amor incondicional, Dios.

Recordando las lecturas del domingo pasado, Mons. Oscar, nos señala: “es un Dios providente, es un Dios que es capaz de concedernos también la serenidad. En estas crisis en estos miedos, en estas desolaciones, en estas angustias, agonías, el Señor es capaz de concedernos esta paz”.

En estos tiempos de crisis, pasamos por muchas precariedades en nuestra salud, nos hemos enfrentado a una fragilidad humana enorme. Ante esto Mons. Oscar pidió, durante la Eucaristía, que se nos conceda la salud tanto corporal como salud del espiritual.

Como consecuencia de esta pandemia hay tantas familias que hoy sufren arto la falta de trabajo, la falta de pan y de servicios básicos. En respuesta esto la palabra de Dios en el Evangelio, nos presenta a Jesús que es capaz de invitar y llamarnos de hacer posible que nuestro ser también se mueva en solidaridad.

Mons. Oscar resalto el mensaje del Evangelio “El Señor nos dice: ustedes denles de comer”. Ahora somos testigos de tanta mezquindad que es una enfermedad enorme de un egoísmo profundo. También hizo la petición “Que el señor nos conceda también, como don, mirar al hermano, de velar las necesidades del hermano, de promover también en lo que sea factible”.

Ahora escuchamos en los medios que el cuidarse uno mismo es cuidara a los demás y el Señor nos llama a prestar la atención necesaria por los demás, preocuparse y ocuparse de nuestro hermano, prójimo. Nuestro pastor nos invita a tomar de ejemplo de Jesús, colocando en primer lugar a los enfermos y alimentar a aquellos que lo necesitan.

“Que nos conceda el don de la salud, que nos conceda el Señor el don de la paz, de la serenidad, de la capacidad de enfrentar nuestros problemas. Nuestra crisis en esta paz, en esta confianza en el señor. Que el señor nos conceda a todos también ser providentes que seamos capaces de entrar en esta solidaridad, convertirnos amando a los demás”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: