Mié. Jul 17th, 2024

Diáconos permanentes con un compromiso a escuchar el llamado de Dios

Diáconos permanentes con un compromiso a escuchar el llamado de Dios

El pasado 13 de enero el Diaconado permanente de la Arquidiócesis de Cochabamba vivió la jornada de retiro y planificación los hermanos Diáconos acudieron a convocatoria de nuestro Arzobispo Mons. Oscar Aparicio.

Los 17 Diáconos permanentes vivieron este encuentro en ambientes de la Casa del Catequista CADECA, acompañados por Mons. Juan Gómez obispo auxiliar de Cochabamba y responsable de la comisión para el Diaconado Permanente y Padre Juan Carlos Molina como asesor.

Quedó la firme convicción e importancia del servicio que realizan los Diáconos permanentes hacia la Iglesia local, reforzado además el compromiso personal de cada uno hacia la escucha al llamado de Dios.

Se trabajo además en la planificación de actividades para la presente gestión.

¿Qué es el diaconado permanente?

El diaconado permanente es un llamado, una vocación.
La palabra diácono literalmente significa “servidor”, siguiendo el ejemplo de nuestro maestro Jesucristo que vino no para ser servido sino a servir.

Hay tres niveles en el sacramento del Orden Sagrado: Los obispos, los sacerdotes y los diáconos.

El diácono es parte de la jerarquía de la Iglesia en un grado menor. Es ordenado por el obispo mediante la imposición de sus manos “no en orden al sacerdocio, sino en orden al ministerio” de ser testigo consagrado al servicio.

Hay diáconos permanentes, ellos que no serán ordenados sacerdotes ni obispos. Y hay diáconos transitorios o temporales que después de un tiempo serán ordenados sacerdotes, ambos son parte del clero y tienen las mismas funciones.

El diaconado permanente se restauró hace 50 años durante el Concilio Vaticano II, en la encíclica Lumen Gentium, la  cual dice: “En su esfuerzo por actualizar la vida de la Iglesia, el Concilio Vaticano II permite que el diaconado sea restaurado como grado propio y permanente dentro de la jerarquía. El diaconado permanente le otorga la oportunidad a los hombres casados, y también a los jóvenes solteros idóneos para este sacramento, pero estos últimos deben mantenerse en la ley del celibato”.

Los diáconos son ministros de la palabra, proclaman el Evangelio y predican y enseñan la fe Católica. https://sfcatolico.org/