«El Señor también hoy nos llama, de nuestras tumbas, para la vida eterna» Mons. Oscar

La Conmemoración de los fieles Difuntos nos trajo la esperanza y confianza en el Señor de la Vida. Así como nos recordó Monseñor Oscar Aparicio, quien destacó la valiosa tradición de orar por los difuntos y compartir en fraternidad cristiana, en camino a esa pascua eterna.

Nuestro Pastor nos decía: “El hecho que de alguna manera implícita se nos está anunciando que existe una vida eterna. Por tanto, nos remarca que somos peregrinos en este mundo. Ayer mismos cuando veíamos la sintonía total con la festividad de Todos los Santos y decíamos que es un camino Fe, que todos estamos llamados a hacer, porque la vocación es un don de Dios y lo común a todo ser humano es justamente estar llamado a esta vocación de esta santidad”.

Este llamado de Nuestro Señor, a tener una vocación de misionero en este mundo, en nuestra cotidianidad es pues un llamado a ser predicadores de su Buena Noticia, demostrándola con nuestros actos y enseñando a todos nuestros hermanos y hermanas que debemos buscar el bien común. Asimismo, Mons. Aparicio resalta: “El ser humano, toda criatura humana nace de las entrañas del mismo Dios, peregrina en este mundo y retorna al corazón mismo de Dios. Por eso como dice Pablo: estamos predestinados a la Gloria de Dios”.

La Palabra nos muestra un paso fundamental: “Por Jesús Nuestro Señor tenemos acceso a la resurrección, a esta gloria de la que estamos hablando”. El camino que recorremos en este mundo de fe, nos dirige a la santidad, sin embargo, el camino a la resurrección esta “EN LA GLORIA DE DIOS”. 

El tener y saber confiar en Nuestro Señor nos hacer caminar en dirección a su Gloria, en dirección a ser partícipes junto con Él, de la resurrección y la vida. Mons. Aparicio nos pone de ejemplo la confianza absoluta de Martha, hermana de Lázaro, en el poder, amor e inmensa misericordia de Nuestro Señor, en especial en los momentos de crisis y fragilidad. 

Es así que, tomando las palabras de Jesús en las escrituras “Yo soy la resurrección y la vida el que cree en mí, aunque muera vivirá y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás” nuestro pastor nos hace presente “Crees esto, es decir que Jesús es el camino la verdad y la vida” si nosotros creemos en Él como Martha lo hizo resucitaremos juntos con Él.

Para concluir Monseñor nos invita a que “Creamos profundamente lo que se anuncia, dejemos amar profundamente por Nuestro Señor y dejemos que Él en nuestras tumbas levante su voz como lo hace con Lázaro, llamándonos a la vida”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: