«En este tiempo de crisis digamos: Maestro, aumenta nuestra fe y ayúdanos» Mons. Oscar

Este domingo XII del tiempo Ordinario las Sagradas Escrituras nos invitan a la confianza en el Señor que está junto a nosotros, más aún en los momentos de tormenta. Así lo expresó nuestro Arzobispo recordándonos que nuestra fe debe fortalecerse pues Jesús es nuestra fortaleza y salvación.

Monseñor nos recordó que el Reino de Dios está en medio de nosotros y que va creciendo gracias a nuestra labor. Con ello destaca que es Jesús el que está presente en este Reino, nos acompaña y no nos abandona. Pero es de importancia la necesidad de pedir al Señor que aumente nuestra fe.

En la imagen del Evangelio, nuestro Pastor subraya que Dios hace también que entremos en la inestabilidad, en la barca donde hay marea. “Jesús con sus discípulos en una sola barca y es allí donde se desata un fuerte vendaval. Cayendo la noche, por tanto, obscuridad, en la inestabilidad que significa estar en las aguas; además en una situación concreta de tormenta. Es la situación clara y concreta de la que también estamos pasando”. Dijo Monseñor.

Con ello refirió la difícil situación que vivimos por motivo de la pandemia. “estamos en situaciones difíciles, en las aguas de la inestabilidad sin saber exactamente qué va a pasar mañana. Tenemos enfermos, familias integras enfermas, tanta muerte, tanta crisis, tanta situación. Vean que la situación nuestra es la misma de los discípulos”.

Mencionó que, ante la acción de los discípulos, donde despiertan al Señor y le dicen: “Maestro no te importa que nos ahoguemos” refirió que nosotros también estamos llamados a gritar al Señor con la certeza que está presente en medio nuestro. “Jesús, aunque duerme, está presente en medio de nosotros, nunca nos abandona. Maestro, tenemos que decirle en esta mañana. Y aunque la afirmación de los discípulos sea un poco arrogante, en el sentido de increparle a Jesús y aunque a veces nuestras preguntas sean dónde está Dios, es una forma e increpar a Dios”.

De esta manera destaca lo que sucede seguidamente cuando Jesús manda a parar a la tormenta, refiriendo que el Señor nos acompaña y en él debe estar puesta nuestra seguridad y confianza, por eso Jesús también nos refiere las mismas palabras “Por qué tiene miedo, cómo no tiene fe”

“Vean que este trozo del Evangelio es el mismo que el año pasado, el Papa Francisco había elegido para rogar a Jesús en este momento de crisis, de pandemia, y hoy se nos repite. Pero fuertemente son las palabras del Señor que nos dice: No tengas miedo, yo estoy con ustedes y les acompaño. Por eso es fundamental queridos hermanos, hoy más que nunca, hacer un pedido cierto por todos los que sufrimos, hacer una oración suplicante pos nuestros enfermos, por nuestros refugiados, por todos aquellos que están desposeídos o marginados. Es fundamental hacer una oración súplica por nuestros hermanos queridos, familiares, que están en la gloria de Dios. Es necesario que frente a tantas divisiones y violencias sea una oración que suplique la intercesión y la presencia de Dio. Pero es fundamental nuestra oración para que el Maestro y Señor nos conceda la fe”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: