Mié. Sep 23rd, 2020

«Escuchando la Palabra, dejemos todo y sigamos al Señor» Mons. Oscar

Este domingo XXII del Tiempo Ordinario, nuestro Arzobispo nos invitó a que Junto a la Palabra de Dios asumamos la Cruz y sigamos al Señor, que no nos abandona, que nos da fortaleza y acompaña en el caminar de nuestra vida. También recordó de manera especial a los Adultos Mayores que celebraron su día y puso como intención a P. Cleto Hinojosa que partió a la Casa del Padre.

Este domingo se hace presente el inicio del mes de la Biblia, que nos invita a todos a estar abiertos de mente y corazón para escuchar la Palabra de Dios. Se tomó en cuenta el llamado de Dios a ser profeta recordando la pregunta de Jesús ¿Quién dicen que soy Yo?, para así seguir el camino de fe y salvación que Dios nos presenta.

Mons. Oscar Aparicio resaltó la constancia de nuestro Señor de encaminarnos en la Fe, nos va iluminando, motivando y ayudando. “Nosotros escuchamos la Palabra de Dios y podemos caminar, ponernos en pie y hacer este camino”, nuestro pastor hace presente el lema del apóstol, subrayando que nos encontramos a la escucha profundo de la palabra Dios. También resalto los momentos de oración, silencio y meditación para la escucha del mensaje de Dios y así ayudarnos a ponernos en pie y caminar.

En las lecturas y durante la celebración se manifestó el ser profeta de Dios. Ante esto Monseñor destaca el llamado de Dios con el mensaje del apóstol Pablo: “que es fundamental que, escuchando la Palabra de Dios, podamos discernir, cuál es la voluntad de Él. Lo que es bueno, lo que le agrada, lo perfecto”.

Pues, se nos pide no tomar como modelo a este mundo, sino más bien el modelo de Dios. El modelo de la entrega absoluta y de la misericordia. Por lo que Mons. Aparicio nos explica: “el anuncio del mesianismo de Jesús es propiamente la muerte o la entrega de su propia vida para salvación de los demás. El mesianismo de dar la vida por los demás. Aquel que deberá morir en la cruz, dando hasta la última gota de sangre por la salvación del género humano, no era del todo aceptado”.

Recordando la pregunta ¿Quién dicen que soy Yo?, del domingo pasado. Mons. Aparicio nos pide no tomar la actitud de Pedro al asustarse y no comprender el amor del Señor con nosotros. “No podemos entrar en esta actitud o en este pensamiento que son adversos al modo de pensar, al modo de ser de Jesús. Por eso que es fundamental que discernamos la Palabra, que escuchemos la Palabra, que podamos entrar justamente en aquello que Dios nos da como bueno, con lo que le agrada y de lo perfecto”.

Estamos invitados nuevamente a conocer el gran amor de Dios y seguir sus enseñanzas. Pues ante esta situación, por la que pasamos, de dolor, incertidumbre, fragilidad y precariedad. Jesús nos dice: “El que quiera, por tanto, venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga”.

Monseñor nos dice: “de alguna manera, la vida misma que acontece las situaciones concretas que nos toca vivir. De alguna manera son también una Palabra de Dios, que es necesario escucharla. Tenemos la escritura, la cual nos ayuda a confrontarnos y a poder también encontrar aquello que el Señor nos invita, escuchando esta vida, esta realidad”.

De manera especial se recordó el día de los adultos mayores, celebrado el pasado 26 de agosto y colocándose en su lugar, como también en el de todos. Nuestro Arzobispo pide: “Que el Señor nos ayude a escuchar su Palabra, que nos consuelen, que seamos testigos de fe y propositivos también en lo que es este anuncio de esperanza».

«A todos ustedes hermanos les deseo que este mes de la Biblia pueda ser fructífero, pueda ser una palabra que nos ayude a encontrarnos con nuestro Señor Jesús, que ilumine, que purifique nuestros corazones y que nos siga ayudando a caminar en esta realidad que nos toca vivir”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: