Familia Claretiana celebra a su fundador

Este domingo 24 de octubre, la familia Claretiana, junto a la Iglesia Universal, celebra la fiesta de San Antonio María Claret, arzobispo de Santiago de Cuba y fundador de una numerosa familia misionera.

Para ello se invita a participar de las siguientes actividades. Se celebrará un triduo preparatorio (jueves 21, viernes 22 y sábado 23), tanto en las comunidades de La Chimba, como en Corazonistas a horas 19,00. La celebración central de fiesta se realizará el domingo 24, a horas 09:00 en La Chimba; y horas 11:00 en Corazonistas.  Es la cordial invitación de los Padres Claretianos.

San Antonio Maria Claret, nació el 23 de diciembre de 1807 en Vic (España). Aprendió desde muy joven el arte de la fabricación textil, pero el Señor tenía otros planes para él: de telares a púlpitos, de tejedor a misionero. El 13 de junio de 1835 es ordenado sacerdote, y desde entonces se dedicó a anunciar el Evangelio por todos los medios posibles: a pie, por Cataluña y España; con la pluma, a través de numerosos escritos; y con un largo etcétera, extenso de describir. El 16 de julio de 1849, fiesta de la Virgen del Carmen, funda la Congregación de Misioneros Hijos del Inmaculado Corazón de María (Misioneros Claretianos), y en agosto del mismo año, es nombrado Arzobispo de Santiago de Cuba. Ahí fundó, junto a la Madre París, a las religiosas de María Inmaculada (misioneras claretianas). Fueron casi 7 años de travesías misioneras, y defensa y protección de los más débiles, por aquella isla.

En 1857 fue nombrado confesor de la reina Isabel II y se traslada a Madrid (España). Su espíritu misionero, vuelve cada viaje en compañía de la reina, un motivo para renovar la fe de los numerosos pueblos que visitan. En 1868, después de una revolución que toma el poder, sale al destierro. Participa del Concilio Vaticano I, en 1869. Y finalmente, muere el 24 de octubre de 1870 en Fontfroide (Francia). El 25 de febrero de 1934 es beatificado por Pío XI, y el 5 de mayo de 1950, Pío XII lo elevó al altar de los santos.

La Congregación de misioneros que fundó, hoy se encuentra distribuida en más de 70 naciones de los cinco continentes, y cuenta con cerca de 3,000 miembros. Llegaron a Bolivia en 1909, y se instalaron definitivamente en 1919. Se encuentran en: Cochabamba, norte de Potosí, Santa Cruz, Guayarámerín, Tarija y Bermejo. Sirven en la arquidiócesis de Cochabamba, en la parroquia “Corazón de María” (La Chimba), y la iglesia “Corazonistas”.

El P. Claret soñó también con laicos compartiendo su mismo espíritu evangelizador. “En estos últimos tiempos parece que Dios quiere que los seglares tengan parte en la salvación de las almas”, dijo allá por el año 1864. En julio de 1983 se reunieron por primera vez en Colombia para la conformación de lo que hoy se denomina Movimiento de Seglares Claretianos. En 1988 son reconocidos por la Santa Sede como Asociación privada de fieles. En Bolivia, cuentan con tres comunidades en Cochabamba, y una en Tarija.

A %d blogueros les gusta esto: