Ha llegado la hora para que sea glorificado el Hijo de Dios

En este domingo quinto de cuaresma, el Pbro. Pastor Pacsi, canciller del Arzobispado de Cochabamba, nos llama estar de forma constante para observar la hora de Cristo, que es la hora de la liberación.

El evangelio de este domingo nos recuerda que el sacrificio y entrega ha sido necesaria para volver a nacer y dar fruto, dar vida nueva.

“Jesús nos repite una y otra vez si el grano de trigo que cae no muere, es infecundo, pero si muere en abundancia su fruto dará” expresó el presbítero, quien recordó que este sacrificio nos abre las puertas de la Gloria.

A %d blogueros les gusta esto: