Hno. Rimmer Martínez Pozo recibirá la Ordenación Diaconal

El hermano Rimmer Martinez Pozo, perteneciente a los Misioneros de Jesús Eterno Sacerdote, ingresará al orden de los diáconos este próximo 12 de diciembre, a horas 16:00, en el templo parroquial San Miguel de Tiquipaya.

Por imposición de Manos de Mons. Carlos Curiel, Obispo Auxiliar de Cochabamba, Rimmer será ordenado diácono transitorio, en camino a recibir la ordenación sacerdotal. La celebración será transmitida por las redes de Arzobispado de Cochabamba, teniéndose en cuenta que existirá un aforo determinado por la pandemia.

Conociendo al nuevo diácono.

Rimmer nació en Chinguri, Aiquile, el 28 de mayo de 1988, sus padres: Feliciano Martínez López (+) y Mery Pozo Antezana, es el mayor de cinco hermanos/as. Concluyó el bachillerato en el colegio San Adalberto de Fe y Alegría de Aiquile.

Perteneció al grupo MAN de Aiquile, donde conoció a las Hermanas y Hermanos Mjes y estableció su sí vocacional.

«En los años de colegio experimenté el llamado sobre todo, diría yo, por el ejemplo de varios sacerdotes en Aiquile que a pesar de su edad avanzada se entregaban al servicio del pueblo de Dios, entonces nacía en mi el deseo de ser como ellos. Las Hermanas Misioneras de Jesús Eterno Sacerdote me ayudaron y me hicieron conocer a los Hermanos. ellos me acompañaron en mi discernimiento vocacional y me hicieron conocer el carisma y la espiritualidad de los MJES.
Un 22 de enero 2012, confiándome al Señor dije Si a su llamado y decidí formar parte de la Asociación Pública de Fieles Misioneros de Jesús Eterno Sacerdote».

El 22 de enero de 2012, ingreso a la Asociación Pública de Fieles Misioneros de Jesús Eterno Sacerdote, en Cochabamba. Profesó primeros votos, el 31 de enero de 2016. El 2019 concluyó formación teológica en la Universidad Católica Boliviana. Realizó Profesión Perpetua el 24 de enero 2020. Actualmente realiza su actividad pastoral en la Parroquia San Miguel de Tiquipaya.

Rimmer eligió como lema la cita bíblica del salmo 15: “Mi vida está en tus manos Señor”; pues él piensa que: “Me hace consiente que el Señor es el artífice de nuestra existencia y que más allá de mis errores y debilidades siempre fue el custodio de vida y vocación.   Todo se lo debo al Señor y eso quiero ofrecerle, mi vida, mi vocación y ministerio”.

Acompañemos con oración a este hermano nuestro para que por intercesión de la Virgen María, en la Advocación de Guadalupe, sea fiel a su ministerio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: