IV domingo de Cuaresma: nos invita a descubrir el amor de Dios

El sentido común de la vida es el amor de Dios que siempre está presente, con esta reflexión durante la homilía Del cuarto Domingo de Cuaresma, Mons. Oscar Aparicio Arzobispo de Cochabamba, nos recuerda que Dios nos ama profundamente y que la misma está presente desde el inicio de la vida hasta el final de los tiempos.

«Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único, para que todo el que crea en él tenga Vida eterna»

En la homilía de este domingo 10 de Marzo, nuestro arzobispo, reflexión del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según San Juan 3, 14-21.

La homilía cuenta como Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en Él no muera, sino que tenga Vida eterna.
Pues en esto consiste el juicio, «Todo el que obra mal odia la luz y no se acerca a ella, por temor a qué sus obras sean descubiertas. En cambio, el que obra confirme a la verdad se acerca ala luz, para que se ponga de manifiesto que sus obras han sido hechas en Dios.

Nuestra vida debe hallar un discernimiento real.
Recordó que nuestra Salvación fue hecha por Cristo Jesús, quien no nos pide nada y solo espera que nosotros como seres humanos vivamos bien, descubriendo el amor de Dios que entrego a su Hijo único para que seamos salvos.
Discernir y convertir nuestra vida en el camino de Dios es la espera de este tiempo de Cuaresma, afirmó nuestro Arzobispo.

A %d blogueros les gusta esto: