Mié. Ene 27th, 2021

Madre María de la Paz Bretel Barba, ejemplo de amor y fortaleza

La red Erbol, reconociendo la labor de quienes entregan su vida al Señor y a los hermanos, presentan Madre María de la Paz Bretel, religiosa de la orden de la Inmaculada Concepción (Concepcionistas Franciscanas), en nuestra Arquidiócesis

Todo es por la providencia de Dios

A las afueras de la ciudad de Cochabamba, en la localidad Pandoja (Quillacollo), habitan las religiosas de la orden de la Inmaculada Concepción (Concepcionistas Franciscanas) donde vive la Reverenda Madre María de la Paz Bretel Barba, fundadora del Monasterio en Cochabamba.

Por su avanzada edad, noventa años, no se pudo hablar directamente con ella, es así que la conocemos a través de lo que nos cuenta la hermana Natividad quien comienza su relato mencionando que la Madre Paz nació un 11 de noviembre de 1929 en el departamento de Pando, de padres bolivianos y abuelos franceses y españoles. Cuando tenía diecisiete años ingresó al convento en la ciudad de La Paz, el año 1976 fundó el Monasterio de Tarija donde permaneció por veintitrés años, al principio fue vicaria y al poco tiempo le dieron el título de abadesa (superiora).

El año 2000, un grupo de hermanas dejaron el monasterio en Tarija para trasladarse hasta Cochabamba, a la zona de Pandoja, allí edificaron la Orden de la Inmaculada Concepción a cargo de la Madre Paz, la hermana Natividad considera que fue una “casa de la providencia”, recuerda que el Padre Manfredo Ramos donó el terreno y algo de dinero para empezar. De esta época recuerda a la Madre Paz sentada frente a su máquina de escribir “con su máquina de escribir solita empezó a redactar cartas solicitando ayuda a diferentes instituciones así es como consiguió ayuda para lograr construir el convento”.

Pusieron la primera piedra el 11 de febrero del año 2000 y el monasterio se inauguró el 17 de agosto del mismo año, teniendo solamente una parte del monasterio. Fueron construyendo por etapas, gracias al apoyo económico de familias cochabambinas y comunidades religiosas, fue hasta el año 2002 cuando concluyeron la obra.

Crisis de vocaciones

Para Natividad como para las demás hermanas del Monasterio, la Madre Paz es un pilar, es la figura en la espiritualidad y valores, tiene problemas en la columna pero esto no la debilita, perdió la vista en un ojo pero sigue leyendo, pero si hay algo que la pone triste son pocas las jóvenes que se interesan por ingresar a un convento y hacer vida contemplativa, las hermanas del Monasterio de Pandoja pasaron por varias crisis vocacionales, vieron a jovencitas postulantes dejar el monasterio y volver al mundo que habían dejado, pero hay en entusiasmo por dos jovencitas que las visitan y tienen la esperanza  que puedan ser parte del monasterio.

La edad no es un impedimento

Las hermanas concepcionistas realizan distintas actividades en el monasterio siendo la principal, la elaboración de las Ostias. Aunque ha dejado la pintura y corte y confección, a sus noventa años, la Madre Paz sigue apoyando este trabajo, selecciona las Ostias que ya están partidas o son muy pequeñas y además, colabora con la limpieza del comedor después de desayunar, también empaca los rosarios y denarios, “no puede estar sin hacer nada, se encarga de la ornamentación del convento, cambia sus manteles cada tiempo litúrgico” comenta entre risas la hermana Claudia mientras empaqueta las Ostias.

Quienes conocen a la Madre Paz resaltan como uno de sus rasgos más notorios e impactantes, su amor a la Virgen María y el amor a la vocación.

“Si se encuentra a Cristo él tiene que llenar nuestras vidas eso es muy importante…” son las palabras de la Madre Paz quien llama a que más personas encuentren la vocación de servir al señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: