Mons. Aparicio, en la Solemnidad de Pentecostés nos invita a trabajar por un país en unidad

En la Solemnidad de Pentecostés, Mons. Oscar Aparicio, Arzobispo de Cochabamba, nos invita a gozar el corazón en la presencia del Santo Espíritu de Dios. Hoy celebramos la fiesta de la Iglesia, celebramos el envío que nos hizo el Señor. «Nos entrega su presencia que nos invita a vivir en paz»

Dejarnos guiar por Dios

En este domingo de Pentecostés, celebramos el nacimiento de la Iglesia Católica a través de Jesucristo que congrega su Espíritu Santo sobre nosotros, que ahora estamos unidos al Señor y nuestra misión es mantener unida a nuestra Iglesia en sociedad para que sea iluminada por el Santo Espíritu de Dios, dejémonos guiar por Él, expresó nuestro arzobispo durante la homilía dominical de este 19 de mayo.

Lamento la coyuntura social critica que afronta hoy en día el país, dijo y recordó que si un Estado se aleja de Dios le va mal, como Iglesia somos constantemente atacados, pero cabe recordar que la Iglesia no es un poder temporal y no está en carrera electoral, solo queremos que todos vivamos en comunión, entendiéndonos unos a otros, manifestó Mons. Aparicio.

El discurso de paz y unidad, lamentablemente queda en palabras y no existe el bien común en favor de los demás, dijo Mons. Aparicio, a tiempo de hacer nuevamente el llamado  de trabajar y ser una sociedad unida, que si bien es un desafío enorme, pero nosotros como Iglesia Universal tenemos esta misión.