Mons. Oscar Aparicio «Cuaresma no es tristeza, es sentir la misericordia de Dios que te ama»

Con estas palabras, de la homilía en el Miércoles de Ceniza, Monseñor Oscar Aparicio inició el camino cuaresmal rumbo a la celebración de la Pascua del Señor, animando a los fieles a vivir el sentido real de este tiempo que nos llama en el amor, a la conversión.

Recordando que es un hermoso día para iniciar la cuaresma, partiendo de nuestra realidad. “Nos hace pensar en lo que somos nosotros, en la fragilidad, en la necesidad” dijo el arzobispo, llamando a reflexionar que somos mortales y que ninguna seguridad en el mundo nos hará por siempre fuertes o eternos. “Nadie de nosotros se librará de un nicho”.

 Cada uno, dijo, necesitamos saber que somos pecadores, nos alejamos de Dios, de los hermanos, de la vida. Mencionó que nos equivocamos pretendiendo ser los únicos y nos hemos convertido en constructores  de división, de caos y sufrimiento. Por ello llamó a la conversión, dejándonos llevar por Dios para que nos haga entrar en razón para ser discípulos verdaderos, no como adversarios del Señor.

“Dios nos ama profundamente” expresó el arzobispo destacando que la misericordia y el amor que tiene por cada uno de nosotros es infinita y por ello nos perdona.

“Endereza tus pasos, te pone en el justo lugar, te acurruca porque sabe tu lugar, te tiene en sus manos y te regala una vida en abundancia”, señaló el Arzobispo refiriéndose a Dios que es todo amor.

Con ello mostró que el camino cuaresmal no es de tristeza, si bien cuesta, pero sabiendo todo este amor que Dios nos tiene vivamos con docilidad, con trasformación este tiempo, con las actitudes propias del ayuno, la limosna y la oración, teniendo acciones propias de ser seguidores de Jesús, Hijos de Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: