«Negando la vida, la fraternidad, que todos somos hermanos, negamos a Jesús» Mons. Oscar Aparicio

Iniciando la Semana Mayor de los Cristianos, con el Domingo de Ramos, Mons. Oscar Aparicio, durante su homilía nos llamó a reconocer a Jesús como el Mesías, que nos acompaña en el caminar de la vida. Invitó también a traer en memoria a cuantos, como Jesús, perdieron la vida, por la pandemia, por la división.

Nuestro Pastor inició recordando lo acontecido en la entrada triunfal del Jesús, reconociendo que es el Mesías, el Cristo; de la forma más sencilla, en un burrito. “Es el mesianismo de Jesús, pero reconocido por el pueblo”. “Reconocemos en Jesús, aquel que viene y nos viene a salvar, aquel que nos acompaña en nuestras penurias, sufrimientos, crisis. Y aunque parece irónico que nosotros queremos acompañar a Jesús el Él que nos acompaña, que camina con nosotros”.

Destacó que al haber proclamado con hosanas al Señor se tenga que también decir crucifícalo, como lo refleja el evangelio de Marcos. Señaló, además, cómo el Evangelista Marcos llama no solo a conocer a Jesús sino profesar la fe, así como el centurión reconocer que Jesús es realmente el Hijo de Dios y ha venido a salvarnos.

Nuestro Obispo quiso destacar algunos aspectos del Evangelio; primeramente, el hecho de cenar con sus discípulos se hace alimento “Pan partido para la vida del Mundo” Con ello también hace el anuncio de su resurrección. En esta misma escena, Monseñor refleja la posición de Pedro y poco después su aprensión como un delincuente, luego sentenciado por el pueblo y el imperio.

Monseñor remarca la negación de Pedro “Vean bien las Palabras, aquel que había dicho que siempre iba estar con Él dice no conozco. Vean que en el Evangelio de Marcos hemos dicho que hasta los demonios conocían y reconocían a Jesús y Pedro lo niega”. “Pedro de alguna manera también somos nosotros, es esta humanidad, es la sociedad. Pedro es nuestro país, metido en medio nuestras autoridades, metido también allí todos aquellos que, de alguna manera, negando la vida negamos a Jesús, negando la fraternidad negamos a Jesús, negando el que todos podemos ser hermanos, negamos a Jesús. Cada uno que saque su conclusión”.

El Arzobispo también hizo énfasis en la muerte del Señor, “En la muerte de Jesús, hoy, este año, entre nosotros, están tantos muertos inocentes, tantos hermanos, hermanas, conocidos, producto del coronavirus; tantos hermanos y hermanas que han perdido la vida en la división de un pueblo que en incapaz de reconocernos a todos como hermanos. En la muerte de Jesús pensamos también en aquellos hermanos hombres y mujeres que han sido llevados a la Casa del Padre”

Concluyó diciendo: “Les invito a entrar a esta celebración, pero sin perder todavía aquello que vendrá en esta semana, el gran anuncio de la vida y la resurrección. Atentos a lo que vendrá a ser proclamado en estos días A nosotros que nos invita a ser discípulos misioneros, aquellos que anuncian la alegría del Evangelio”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: