Mié. Jun 23rd, 2021

«Oremos por nuestras familias y permanezcamos en el Amor del Señor» Mons. Oscar Aparicio

Este domingo VI de Pascua, Mons. Oscar Aparicio, Arzobispo de Cochabamba, durante su homilía resalto el mensaje central de las escrituras: Dios que es Amor y que nos ama profundamente, junto a ello llamó al cuidado de la familia, Iglesia Domestica.

Al iniciar su prédica recordó que, como discípulos del Señor estamos llamados a dar fruto para este mundo, estando unidos a Él. La prueba de esa unidad y el amor pleno es este tiempo pascual “La mayor expresión de amor es la cruz del Señor que da la vida y nos salva. Que asume la condición humana, que llega a padecer, a ser sepultado, pero a resucitar, como manifestación del amor de Dios”. Llamó a contemplar la cruz del Señor, que es el rostro de Dios en este mundo.

Señalando la carta de San Juan refiere que “DIOS ES EL AMOR”, recordó las palabras del Señor: “Ya no los llamo servidores, los llamo amigos. A ustedes sí que los amo y los amo a este extremo. Ámense los unos a los otros”. En este sentido mencionó la importancia de anunciar este amor al mundo entero.

“El fundamento más grande del gozo humano consiste en esta capacidad de amar, o de responder el amor de Dios y extenderlo a los hermanos “. Expresó el Arzobispo, pues estamos llamados a vivir en esta gran dimensión.

Monseñor hizo referencia al inicio de la Semana de la Familia, que empieza este domingo, entorno además al Año de la Familia y de la figura de San José. Hizo referencia al accionar de Pedro con Cornelio, que valoriza la familia humana “también los paganos, gentiles o no creyentes, viven en el seno de su familia el amor, la presencia del Espíritu, por tanto, los bendice”.

Nuestro Pastor señaló que no siempre somos fieles, “De hecho las familias, en muchas situaciones, están en crisis, por la falta de amor, de fidelidad, por las contradicciones que puedan existir. No siempre manifestamos buenas relaciones y el amor. No siempre respondemos total y plenamente al amor de Dios; y a veces sufrimos grandemente es resquebrajamiento de nuestras familias. Sin embargo, el Señor nos invita a retornar a que seamos nuevamente expresión de este amor”.

Con ello invitó a orar por las familias, esta Iglesia Doméstica. Con esto llamó a que el amarse unos a otros como el Señor nos ha amado sea una realidad en cada familia.

Concluyendo, invitó a recitar la oración de la hojita dominical a la Sagrada Familia, que es el modelo para las familias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: