Padre Ariel Beramendi, un misionero boliviano en Roma

Así presentó la página «Bolivia Misionera», la nota en la que da a conocer a P. Ariel Beramendi, Sacerdote de nuestra Arquidiócesis que presta servicio en la Santa Sede, desde hace varios años. P. Ariel habla sobre su labor en Roma, su vocación y el rol del comunicador. A continuación el artículo.

Él es Padre Ariel Beramendi, sacerdote diocesano de la Arquidiócesis de Cochabamba, su vocación al sacerdocio nació desde muy joven y con el pasar de los años también descubrió su vocación por la comunicación en la Iglesia Católica, hoy con más de diez años en Roma continua con su labor misionera sirviendo desde la Secretaría General del Sínodo de los Obispos.

Padre Ariel estudió comunicación social el año 2003 e hizo su licenciatura en Roma, trabajó en Cochabamba por el lapso de tres años, fue cuando Mons. Tito Solari, entonces Arzobispo de Cochabamba, aceptó la invitación que hizo el Pontifico Consejo para las Comunicaciones Sociales invitando a Padre Ariel para que realice su servicio en Roma, instancia en la que trabajó durante 10 años; luego vino la reforma de la curia vaticana y el lugar donde trabajaba termino su servicio desapareciendo así el pontifico consejo.

Hace dos años que Padre Ariel desempeña su servicio en la Secretaría General del Sínodo de los Obispos, secretaría que organiza el antes, durante y después de los Sínodos que asambleas de Obispos a los que el Papa llama para reflexionar sobre temas importantes de la Iglesia, los dos últimos fueron fue el de los jóvenes, y el de la Amazonía. El sacerdote se ocupa de coordinar y ofrecer herramientas en cuanto a comunicación, generando presencia en redes sociales y en a la creación de páginas web dedicadas a los Sínodos, además de coordinar temas institucionales en cuanto a comunicación.

Su servicio y vocación

Bolivia Misionera de visita en Roma conversó con el sacerdote que recuerda con mucho cariño a Bolivia y como nació su vocación: “En mi vocación sacerdotal empecé este camino a los 19 años cuando decidí ir al Seminario a hacer la prueba, porque quería dar un si radical a Dios, la vocación es un sí de cada día, no es fácil, pero vale la pena caminar, si alguien tiene inquietud hagan la prueba ahí el Señor nos da otros dones en mi caso es el talento de la comunicación social, algo que siempre me ha gustado y así puedo vivir esta vocación”.

“Estar en Roma, significa la oportunidad de ver la Iglesia en su magnitud, en su totalidad, por aquí pasan muchas culturas, gente, personas, amistades, jóvenes, peregrinos, sacerdotes que vienen a estudiar, turistas, y el poder encontrarse con ellos y dialogar con ellos es una riqueza, el día a día es ese”.

Un mensaje a los comunicadores católicos en Bolivia

“A los comunicadores tenemos que tener en cuenta que hoy estamos viviendo en un mundo que está marcado por la imagen, la comunicación veloz, viviendo riesgos como las noticias falsas. Tenemos que ser testimonios de la verdad, no pretender que somos dueños de la verdad, sino simplemente reflejo y testigos, aunque eso muchas veces tenga consecuencias y creemos incomodidad, no se olviden que el camino la verdad y la vida es Cristo, ánimo con la vocación de la comunicación, ánimo y no dejen de formarse e informarse”.

En otra faceta Padre Ariel Beramendi escribió la obra “Tito Solari, historia de un pastor” en la que refleja la vida y testimonio misionero de quien fue Arzobispo de Cochabamba Mons. Tito Solari; así también escribió una nueva producción literaria titulada “El amor bajo las piedras” dedicada a todos los que vivieron en un centro minero y en especial a las familias de Pulacayo en Bolivia.

Cortesía Bolivia Misionera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: