Sáb. Abr 20th, 2024

Papa Francisco: La pérdida de un hijo es un dolor inconsolable que nunca debe trivializarse

El Papa Francisco invitó a los fieles este 23 de noviembre a cuidar las heridas de los que sufren, especialmente de “los padres que han vivido el drama de la pérdida de un hijo”, un “dolor inmenso, inconsolable, que nunca debe trivializarse con palabras vacías y respuestas superficiales”.

Esta mañana, el Santo Padre ha acudido al Aula Pablo VI del Vaticano para reunirse con los miembros de la Fraternidad de Romena de la provincia italiana de Arezzo y del Grupo de Naím. 

Al dirigirse a los 500 participantes en la audiencia, habló del “amor gratuito de Dios”, que “no pone condiciones ni impone cargas sobre los hombros, sino que simplemente nos acoge y nos ama gratuitamente”.

Según explicó el Papa Francisco, “así es Dios: acoge a todos y nos ama”. En este sentido, les animó a trabajar “para cultivar este estilo de apertura y acogida, para seguir siendo un oasis de libertad, expresión del amor infinito y gratuito de Dios por toda criatura”.

También destacó la “compasión de Jesús”, quien sufre “en sus entrañas estremecidas ante el dolor del mundo, en su participación interior que le lleva a llorar con los que lloran”. 

“Así, el Hijo de Dios ejerció y encarnó esa ternura del Padre que cuida de nosotros y, especialmente, de nuestras heridas del cuerpo y del espíritu”, señaló.

El Pontífice instó a “cuidar las heridas” de aquellos que sufren, y especialmente, como hace el Grupo de Naím, “de los padres que han vivido el drama de la pérdida de un hijo”. 

Para el Santo Padre, se trata de “saber llorar juntos y llevar el grito del propio dolor a Jesús que, en la pequeña ciudad de Naím, sintió compasión por una madre viuda que había perdido el hijo (cf. Lc 7,11)”.

“Ser cristianos significa cuidar los que están heridos y los que están en el dolor, para prender pequeñas luces ahí donde parece que todo está perdido”.

A %d blogueros les gusta esto: