Mié. Sep 23rd, 2020

«Por nuestra nación, desarmemos el corazón de mezquindades» Mons. Oscar Aparicio

Hoy, 6 de agosto, conmemorando los 195 aniversario de Bolivia se celebró la solemne Eucaristía Te Deum, que fue transmitid por medios de comunicación y redes sociales; con un llamado de nuestro Pastor, Mons. Oscar Aparicio, a autoridades y habitantes, a deponer actitudes mezquinas y buscar el bien de los habitantes, quienes son los que realmente conforman la nación, y no así ideologías o planes.

Nuestro Arzobispo inició su homilía explicando el contexto de la liturgia de este día, “Cuando celebramos la festividad de la transfiguración del Señor, Él como primicia de todos. Estamos celebrando, por tanto, también, la transfiguración de la que estamos llamados nosotros.  Nacemos de las entrañas de Dios, peregrinamos en este mundo, pero nuestro destino final es la gloria de Dios”.

El Señor pone su mirada en nosotros y ante todo en el corazón mismo de Él. Hemos sido creados para una eternidad. Asimismo, las escrituras nos hacen presente el llamado a cumplir la misma misión de nuestro Señor. Nuestro pastor, nos dice: “Ser transfigurados para que podamos, en este mundo, también construir aquella patria a la que estamos llamados. Pero también, ya como anticipo la patria nuestra”.

También durante la celebración Mons. Aparicio llamó a una reflexión en torno a qué es ser nación. “Una nación hermanos míos, no está constituida solo de planes, de proyectos o de ideologías. Una nación, no está construida solamente por su territorio. Una nación sobre todo y ante todo está en un sentido profundo de sus habitantes. Tiene sentido Bolivia en cuanto existimo hijos e hijas de esta patria. Toda persona constituye esta nación boliviana. Por tanto, lo fundamental es la vida del ser humano. Lo fundamental es agradecer a Dios por que acompaña un pueblo. El pueblo es que da sentido a una nación, a un territorio, a unas políticas o la constitución, incluso, de una sociedad. Por eso hermanos míos creo yo tenemos que mirar con los ojos de Dios también en este momento tan particular que vive hoy nuestra nación”.

Ante esta reflexión, se tiene el fuerte llamando a tomar conciencia de la situación en salud, economía, hasta incluso personal, por las cuales nos encontramos pasando cada uno de nosotros y nuestro prójimo, en estos días.  Mons. Aparicio nos dice: “El llamado de la palabra de Dios hoy, está sobre todo a desarmar estas mezquindades que podamos tener en el corazón. Por eso las autoridades y todos aquellos que tienen una función fundamental de construir esta tierra, están llamados a la atención del ser humano, precautelando y volviendo mayor énfasis en la defensa de la vida y en la construcción de la vida”.

“Celebremos estos 195 años, celebremos la transfiguración del Señor; pero también, sabiendo que estamos llamados a transformar este mundo para bien, a poner nuestra mirada como lo hace Dios: ESTE ES MI HIJO EL AMADO ESCÚCHENLO, a poner los mismos sentimientos del Señor. Esta solidaridad, nuestra responsabilidad, esté en atención sobre todo a la vida, a la salud es necesaria e imprescindible. Que el Señor, por tanto, nos conceda a todos celebrar TE DEUM, es decir, glorificar, bendecir, agradecer a Dios. Reconocer que Él conduce nuestra vida, nuestra historia y estamos dispuesto a asumir nuestra propia responsabilidad,

Que el Señor tenga misericordia de nosotros, que nos acompañe, nos ayude a convertirnos en el amor de Jesucristo nuestro Señor, Amén”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subscribe To Our Newsletter

[mc4wp_form id="69"]
A %d blogueros les gusta esto: