«Tenemos la misión de cuidar la familia, la vida y el amor» Mons. Oscar

Fiesta de la Sagrada Familia, donde nuestro Pastor, durante su homilía, llamó a tener un corazón dispuesto para que el Niño Jesús permanezca en nuestros corazones, así cumpliremos nuestra misión de cuidar la familia, la vida y el amor que Dios nos da y compartimos con los demás. También invitando a una actitud diferente rescatando lo bueno de las situaciones y personas.

Tras recordar el camino vivido durante el adviento y la gozosa celebración de la noche buena y la navidad, entorno a la Palabra de Dios, junto a cada uno de los personajes que se presentaba y que nos representa a cada uno de nosotros pues los acontecimientos sucedidos también se hace realidad en nuestros tiempos; nuestro arzobispo nos recordó que la salvación nos ha llegado y esa debe ser nuestra fortaleza y alegría.

“El fundamento de la alegría, de la paz y el amor, de un gozo que perdura está en esto, un Dios que nos ama profundamente”.

Invitó a realizar un ejercicio para sentir el amor de Dios reconocer el gozo y la alegría verdadera: “Busca o ve, enfoca, aquello que es importante, que es bello, en cada acontecimiento, en cada persona. Antes de buscarle los defectos al vecino, a la vecina, habrá que buscarle lo bueno. En cada acontecimiento, en vez de ser derrotista hay que sacar lo bueno” decía nuestro arzobispo y destacó “Agradecer a Dios por lo bueno que nos está dando”.

“Incluso en las situaciones de mayo dificultad, dejémonos amar por Dios, dejémonos tocar el corazón… Déjense amar por Dios”.

Destacó que como un signo muy importante se presenta la familia, que, pese a las expresiones de crisis y llenas de críticas, el valor fundamental de la familia aún en las dificultades es el cimiento del gozo y de una sociedad en el amor. “Hay que dar gracias a Dios por la Familia”.

Llamó a que como podamos ver a la Sagrada Familia como modelo de Iglesia doméstica, que experimenta el amor de Dios: “Los invito a defender y cuidar la vida de nuestros hijos, de nuestras hijas… Tenemos la misión de fundamentalmente de cuidar la familia, cuidar la vida y el amor; y hacer posible que esta familia, este amor, nosotros mismos, seamos testigos de este amor en este mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: