Sáb. Oct 24th, 2020

«Todos somos hermanos, aún con diferencias, estamos llamados al bien común» Mons. Oscar

Importantes intenciones se ofrecieron en la Eucaristía Dominical de este 4 de octubre: El cierre de la semana de la oración por la hermandad entre Bolivia y las diócesis hermanas de Hildesheim y Tréveris en Alemania, el cierre de la semana de la Creación, el inicio del Mes Misionero y del Santo Rosario. Todo ello, junto a las Lecturas propias de la jornada, fueron una invitación a vernos como hermanos, trabajando todos por la viña, buscando el bien común. Se celebró además el 32vo. aniversario de la universidad Del Valle.

Al ser el primer domingo de octubre nuestro Pastor nos recalcó: “El hecho de iniciar hoy en este mes de octubre este ímpetu misionero, el celo apostólico que debería dominar en nosotros, también es algo importantísimo. Junto con María somos discípulos misioneros”.

Durante este mes se destaca la tarea evangelizadora de la Iglesia, como también el aspecto Mariano. Nuestro pastor nos dijo: “Sabemos que nuestra arquidiócesis tiene esta, diríamos, así como devoción a la Virgen María. Somos una Arquidiócesis muy devota de la Virgen María, no solo por la de Urcupiña. Si no por toda la historia que podemos tener. Por tanto, creo que saber que la misión es acompañada por la Virgen María, es una manera muy excepcional de iniciar este mes.”

Asimismo, se destacó la coincidencia de la celebración de la festividad de San Francisco con el inicio de la semana de la misión; donde la principal razón mencionada por Monseñor está en: “la sencillez de la entrega total. En su darse completa y totalmente hacia los demás, en la manera sencilla, simple de pobre vivir el Evangelio”.

Respecto al cuidado de la creación de Dios y la culminación de esta semana tan importante, se menciona los incendios presentes en nuestro país. También se toma en cuenta las palabras de Papa Francisco, “La necesidad del cuidado de esta casa común, responsabilidad de todos y cada uno de nosotros, de todo los que habitamos en este mundo”. También en relación a la última encíclica “Somos Hermanos” Mons. Aparicio nos invita y nos llama al cuidado de nuestra casa común, nos llama a tenernos respeto mutuo, a mirarnos como hermanos e hijos de un mismo Señor.

Nuestro Señor hoy se presentó con la parábola de la Viña, la cual hace referencia a nuestras autoridades y futuras autoridades, en este tiempo. Nuestro pastor vuelve a resaltar “la viña que mencionada en el Evangelio es este reino de Dios presente en medio nuestro. Por tanto, a nosotros creyentes, a aquellos llamados a ser misioneros, de manera particular se nos llama al cuidado de esta viña y de sus habitantes”.

Finalmente, nuestro pastor como petición general nos dice:

“Que el Señor nos ayude. Así como dice Pablo, en primer lugar, dando gracias a Dios, que es lo que hacemos en la Eucaristía, pero esta actitud debe acompañarnos y, en segundo lugar, debemos asumir esta responsabilidad del cuidado común. Para que ustedes, en sus relaciones, conquisten la paz que viene de parte de Dios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: